Usted está aquí

DOBLE PANEL DE DIÁLOGOS FEMINISTAS Belém do Pará

1. FEMINISMOS Y CRISIS GLOBAL Una vez mas la guerra en medio oriente ocupa el escenario mundial, una vez mas los bombardeos y muertes de civiles son la única “solución” ofrecida por Israel. Este atropello sistemático y brutal se da en el marco de una profunda crisis global de consecuencias planetarias.

No es solo crisis financiera: es especulativa, ecológica, política, cultural, emocional. Es una crisis múltiple y paradigmática; aunque no sea terminal, está confrontando profundamente la legitimidad del capital y su proyecto neoliberal.

La “respuesta” a la crisis ha sido extremadamente y renovadamente conservadora, usando recursos del estado y sus ciudadanos, cortando derechos y políticas sociales, con el objetivo de salvar la clase capitalista global y mantener intacto su modelo. En este proceso, cada política de igualdad y equidad está especialmente bajo ataque, expresando la convergencia de sistemas de dominación, y la manera histórica en que el capitalismo es también patriarcal, racialmente estructurada, y hetero-patriarcalmente orientada.

Esta crisis tiene lugar en un momento de intensificación de lucha y resistencia local y global. La “respuesta” ha sido una creciente criminalización de los movimientos sociales de protesta y, en el caso mas extremo, de militarización y guerra abierta. En el caso de las mujeres ellas confrontan nuevas y viejas formas de opresión, nuevas y viejas formas de machismo, la criminalización de sus/nuestros cuerpos sexuados desde los estados, las iglesias y en muchos casos, también desde la sociedad.

Este contexto plantea múltiples desafíos para los feminismos y en temas de justicia económica, paz, diversidad, interculturalidad, sexualidad, reproducción, relaciones entre los sexos, fundamentalismos como centro de los actuales conflictos y la necesidad de estar simultáneamente dirigidos en su interconexión para agendas emancipatorias.

2. FEMINISMOS Y EL FSM

A la luz de algunas líneas centrales discutidas en el panel previo, este segundo momento va a dirigir los feminismos y las dinámicas en el proceso y el espacio del FSM.

El FSM ha sido, en todos estos años, un espacio y un proceso de particular importancia para reforzar los movimientos sociales. Ha sido una propuesta innovadora, sosteniendo nuevos sentidos y nuevas perspectivas para construir esos otros mundos posibles. La presencia feminista en el FSM ha sido oída y reconocida.

No obstante, el FSM ha sido también un espacio y un proceso donde las prácticas sociales tradicionales aún tienen lugar; donde existen diferentes tensiones, en relación a las más exclusivas o inclusivas perspectivas sobre cambios sociales emancipatorios, sobre viejas/nuevas formas de hacer políticas; sobre el reconocimiento de múltiples formas de exclusión y múltiples estrategias de resistencia y lucha, y la confrontación de los fundamentalismos como parte de la agenda global emancipatoria transformadora.