Frente a los ataques del Papa al movimiento de mujeres en Argentina

Compartimos el posicionamiento de Católicas por el Derecho a Decidir –Argentina− ante los ataques del Papa Francisco al movimiento de mujeres de su país.

Como organización de mujeres católicas y feministas con 25 años de trabajo en la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres en Argentina,  afirmamos hoy más que nunca nuestra  disidencia con la jerarquía católica que busca oprimir nuestras conciencias e intenta direccionar nuestras vidas  y coartar nuestra libertad.

Las desafortunadas declaraciones del Papa  sobre la media sanción de la ley de despenalización y legalización del aborto en la Cámara de Diputados de la Nación nos plantea serios interrogantes sobre su verdadero compromiso con un mundo más justo. Comparar al movimiento de mujeres con el nazismo, constituye un discurso de odio inaceptable para la fe católica, al tiempo que la virulencia de sus declaraciones evidencian también que su oposición pública al neoliberalismo carece de todo progresismo si busca perpetuar la subordinación de las mujeres a lecturas sesgadas de la religión. Sorprende que el Papa banalice el debate actual apelando a la trágica experiencia del nazismo, teniendo en cuenta que incluso los principales dirigentes de la comunidad judía hace pocas semanas han considerado como inaceptable que se use el holocausto para oponerse al aborto.

El Papa repite una frase que algunos sectores fundamentalistas han utilizado para manifestar su oposición en este momento histórico. Dice el pontífice que el aborto “está de moda”. Muchos interrogantes surgen respecto a los usos que se hace de esta expresión. ¿Está desconociendo la historia de las prácticas reproductivas? ¿Desoye con sus dichos el impresionante número de investigaciones que sostienen que el aborto sólo desciende en aquellos países que lo legalizan? O bien, ¿está llamando al movimiento feminista y de mujeres como superficiales, como parte de una moda pasajera, negando los dolores y las injusticias a los que responde esta profunda  expresión popular? Sigue desvalorizando el Pontífice a aquellas personas que hace décadas (dentro y fuera de la Iglesia) venimos poniendo nuestro cuerpo y nuestro tiempo para lograr una sociedad más justa.

Este indigno mensaje eclesiástico sobre las mujeres y el aborto, que busca interferir indebidamente en la laicidad del Estado, obturando el debate legislativo, se ensombrece aún más cuando fomenta el uso político de la objeción de conciencia -que ya se ha anticipado en varias provincias- y  promueve  la  violencia contra la libertad reproductiva y obstétrica que vivirán las mujeres de parte de inescrupulosos efectores.

El debate público y legislativo sobre la despenalización y legalización del aborto nos ha situado en un momento histórico para la libertad de las mujeres y creemos que la mirada obtusa de las jerarquías eclesiásticas no puede arrasar con los valores democráticos que el pueblo ha construido con respeto, libertad y pluralismo. En una encuesta reciente, publicada por Aministía Internacional Argentina y el CEDES bajo el título “Situación de la opinión pública con respecto al aborto”, el 63% de las personas encuestadas coincidían en señalar que la iglesia debe mantenerse al margen de la discusión sobre el aborto. No es con ira que el Papa podrá conducir los destinos de la religión católica.

Por ello, renovamos nuestro posicionamiento disidente con cualquier mirada  misógina que propicie la subordinación de las mujeres y fomente el odio entre el pueblo. Reivindicamos nuestro derecho a decidir en libertad de conciencia, como único norte acertado para nuestra soberanía y exigimos, más que nunca, la vigencia de la laicidad en todos los ámbitos del Estado.

Católicas por el Derecho A Decidir Argentina