Usted está aquí

Mujer y ciudad: AFM presente en Nueva York en la Comisión Jurídica y Social 61

Entre otros temas, se debatió específicamente las múltiples opresiones, discriminaciones y dificultades específicas que atraviesan las mujeres indígenas en su relación con la ciudad.

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés) es ese espacio donde se juntan una vez por año autoridades nacionales de todo el mundo, representantes de organismos internacionales -como las diversas agencias de ONU-  organizaciones sociales regionales, subregionales, locales, territoriales. Todos y todas con un objetivo en común: debatir sobre los avances en los derechos de las mujeres, llegar a pronunciamientos comunes, plantear viejas y nuevas problemáticas.

Miles de autoridades y defensoras de derechos humanos de las mujeres que ejercen diversos roles en todo el mundo -desde funcionarias de gobiernos y de Naciones Unidas hasta jóvenes activistas de nuevos movimientos- estuvieron presentes entre 13 al 24 de marzo de 2017 en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. En esta ocasión, el tema principal fue el empoderamiento económico de la mujer en el cambiante mundo del trabajo.

Este año fue la edición número 61 y Ciscsa, organización feminista de Argentina, co-organizó con la Articulación Feminista Marcosur (AFM) el evento paralelo “Ciudades y violencias en clave de género” (Engendering cities to end Violence Against Women) junto a la Red Mujer y Hábitat y la División de Asuntos de Género de CEPAL.

El panel estuvo compuesto por Ana Falú (moderadora), presidenta de CISCSA; Magdalena García de GAP y HuairouComission; Maite Rodríguez Blandón de Fundación Guatemala por la Red Mujer y Hábitat, Lih Rong Wang de la Universidad de Taiwán y Laura Leonelli Morey del Fondo de Mujeres del Sur. 

Se debatió sobre el derecho de las mujeres a sus ciudades, es decir, ese conjunto amplio de derechos que refieren al uso y disfrute de la ciudad, sus espacios y el conjunto de bienes públicos, como derecho a transitarla y a una vida urbana sin violencias, violencias que atraviesan las mujeres sólo por el hecho de serlo en las calles, en las plazas, en el transporte público.

Entre otros temas, también se debatió específicamente las múltiples opresiones, discriminaciones y dificultades específicas que atraviesan las mujeres indígenas en su relación con la ciudad, ya sea porque hayan migrado a ellas, expulsadas de sus tierras, o porque tengan que acudir a las ciudades para plantear ante las autoridades que se le garaticen derechos tan básicos como el acceso al agua potable. 

En el panel quedó claro que las ciudades no son iguales para las mujeres y los hombres, situación explicada también desde la estadística.

Otros espacios de incidencia

La participación de la AFM, a través de Ana Falú, no se limitó a este panel de expertas. Falú también llevó el tema las ciudades inclusivas, económicamente viables y sostenibles  en clave de género a uno de los eventos paralelos organizados por ONU-Hábitat.

En esta sesión, auspiciada por la FordFoundation, representantes de los Estados miembros y líderes de la sociedad civil global y local discutieron la necesidad fundamental de diseño inclusivo, planificación y gobierno de los asentamientos humanos para lograr la visión de la Nueva Agenda Urbana. Entre los participantes, estuvieron la directora ejecutiva adjunta de ONU-Hábitat, Aisa Kirabo Kacyira y Adam Vaughan, Secretario Parlamentario de la Ministra de Familias, Niños y Desarrollo Social de Canadá

Ana Falú, como parte del Grupo Asesor de ONU-Hábitat sobre Cuestiones de Género, se centró en la importancia de distinguir los estigmas culturales y sociales de las mujeres en los ámbitos económicos y sociales de las ciudades como punto de partida crucial para la implementación estrategias.

También fue moderadora del evento “Safercities: Creating an enabling environment for girls’ economic empowerment” organizado por Population Council (www.popcouncil.org) donde se discutió cómo la seguridad en las ciudades puede contribuir al empoderamiento económico de las mujeres jóvenes y a las opciones laborales que es probable que tomen. El foco fue la importancia de incluir a las niñas y las mujeres en la toma de decisiones y demostrar su potencial para mejorar sus ciudades.