Usted está aquí

Para medir la desigualdad

El ISOQuito es un ranking hecho con distintos indicadores para medir la desigualdad de género en la región de acuerdo a los consensos de la Cepal.  Mostró que algunos indicadores vinculados a la autonomía física de las mujeres, no están disponibles.

Muchos gobiernos de nuestra región no saben, o no quieren que sepamos, cuántas mujeres mueren por violencia de género o por la práctica clandestina, y por lo tanto, insegura, del aborto. No existe información oficial sistemática desagregada.

Garantizar el control sobre el propio cuerpo, generar ingresos y manejar recursos propios, participar en las decisiones que afectan la vida de todos y todas, valorar el trabajo no remunerado. Estas condiciones —imprescindibles para avanzar en la igualdad en el ejercicio del poder y una ciudadanía paritaria— están enfatizadas en el Consenso de Quito que compromete a los gobiernos de América Latina y el Caribe.

Para que estos no olviden sus compromisos, para ayudarlos a recordar el camino acordado, para que las organizaciones y el movimiento feminista podamos controlar mejor que el Consenso se cumpla, la Articulación Feminista Marcosur propone la creación de un índice que funcione como herramienta política para el control ciudadano.

La elección del Observatorio de Igualdad de Género que administra la CEPAL como «fuente», es estratégica. El Observatorio tiene como responsabilidad hacer accesibles los datos que provienen de los diferentes países de la región. Asimismo, el acuerdo de los gobiernos en el Consenso es «alimentar» ese espacio con datos fieles y oportunos para que se pueda disponer de información oficial adecuada y completa de todos los países. La responsabilidad de la sociedad civil organizada es exigir que esto se cumpla. El objetivo, es que entre todas las partes se pueda generar un «círculo virtuoso».

En junio de 2008, durante los primeros Diálogos Consonantes realizados en Montevideo, la AFM comenzóa debatir las características que debería tener esa herramienta. Con el apoyo de la cooperación española, se creó un equipo técnico —formado por Silvana Bruera, Mariana González y Magdalena Gutiérrez, que contó con el aporte de María Betania Avila, Clyde Soto y Fernando Filgueira— para la construcción de un índice que diera cuenta de la situación de las mujeres, reflejada en los principales indicadores sociales. Así, nace el ISO-QUITO, una guiñada que alude a las «normas de calidad» que deberían seguir nuestros gobiernos para que las políticas públicas a implementar, no queden apenas en las «buenas intenciones».

La primer versión se debatió en julio del 2010, durante los II Diálogos Consonantes (Lima, Perú) y, finalmente, en el marco de la XI Conferencia sobre la Mujer, CEPAL, realizada entre el 13 y el 16 de julio en Brasilia, se presentaron la metodología y los resultados, comentados por Norma Sanchís, Jurema Werneck, Sonia Montaño (Directora a. i. de la División de Asuntos de Género de CEPAL) e Isabel Martínez (Secretaria General de Políticas de Igualdad, Ministerio de Igualdad, España).

Estos expresan una línea de base al año 2007, que permitirá evaluar los avances y rezagos que experimentan los países de la región respecto a la autonomía física, política y económica de las mujeres.

En este sentido, ISOQuito mostró que algunos indicadores vinculados a la autonomía física de las mujeres, no están disponibles. Muchos gobiernos de nuestra región no saben, o no quieren que sepamos, cuántas mujeres mueren por violencia de género o por la práctica clandestina, y por lo tanto, insegura, del aborto. No existe información oficial sistemática desagregada por etnia y raza, aspectos clave para analizar y cambiar las desigualdades en nuestro continente.

No hay excusas para que nuestros gobiernos no sepan, o no quieran que sepamos. Informar sobre la falta de información, es una manera de exigir que la información aparezca y sea veraz y oportuna.

Para que la falta de políticas, no sean «la» política, es fundamental poder controlar el cumplimiento de los compromisos. Esperamos que ISOQuito pueda ser utilizado como un instrumento eficaz para la tarea.  (Ver texto completo, formato pdf)

Lucy Garrido
Articulación Feminista Marcosur

Autoras
Silvana Bruera
Mariana González
Magdalena Gutiérrez

Coordinadora Lucy Garrido
Articulación Feminista Marcosur

San José 1436
11200 Montevideo - Uruguay
Tel.: (598) 2902 0393 - 2901 8782