Usted está aquí

Tribunal Constitucional de Chile aprobó aborto en tres causales

El Tribunal Supremo de Chile aprobó el proyecto de ley que despenaliza el aborto en tres causales: violación, riesgo de muerte de la madre y/o inviabilidad fetal. 

Con esta resolución, el Tribunal Supremo comprobó que la despenalización del aborto no vulnera la Constitución chilena. Ahora solo resta que la presidenta, Michelle Bachelet, promulgue la ley. 

Junto a Nicaragua, República Dominicana, El Vaticano, El Salvador, Malta y Honduras, Chile estaba en el grupo de los únicos siete países del mundo que prohibían las interrupciones del embarazo en cualquier circunstancia y tipificaban penas para toda persona que realice, intente realizar o facilite la realización de un aborto. Pinochet penalizó el aborto en 1989 y, desde la vuelta de la democracia en 1990, cambiar esta legislación ha sido una de las mayores luchas de las feministas.

“Hoy han ganado las mujeres, ha ganado la democracia, ha ganado Chile”, dijo la presidenta luego de darse a conocer la sentencia. Según Bachelet, la norma “reconoce la libertad de decidir sobre situaciones dramáticas y da la posibilidad de que cada mujer, en base a sus propios valores, religiones, principios u opciones reales, pueda decidir el camino por el cual va a seguir avanzando”.

No obstante, el aborto sigue siendo ilegal en todos los casos que no se enmarquen en las tres causales, por lo que la “libertad de decidir” de las mujeres es bastante acotada.

Además, también se autorizó la excepción jurídica conocida como “objeción de conciencia”, que permite al cuerpo médico negarse a practicar abortos por “razones morales superiores”.