*

con firma
William Marino William Marino
Agitación — Propaganda
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Paraísos fiscales y entidades offshore: reino de la impunidad. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
El juego de la mosqueta del petróleo
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Luis Fernández Luis Fernández
...¡Que viva España!!!
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Angioplastia como placebo
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
La necesaria Moncloa uruguaya
Pablo Mieres Pablo Mieres
15 años del Partido Independiente. Vamos a más
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Datos contra relatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Centenario de Mandela
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El regreso de Por La Patria
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Una sencilla estrategia que podría disminuir el ausentismo escolar
Nathan Novik Nathan Novik
Condiciones para superar el conflicto árabe israelí
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Las millas de vuelo que esconde la “revolución”
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
¿Dónde están los padres de la criatura?
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
La confusión conceptual de Hoenir Sarthou
Mónica Xavier Mónica Xavier
Somos la fuerza del cambio
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Espejo Latinoamericano: #PerúPaísDeVioladores
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Hoenir Sarthou, el Holocausto y la libertad
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Roberto Savio Roberto Savio
Un grito de alarma para Europa.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El caso Trías
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Mujer
imagen del contenido Hora de valorar trabajo femenino no remunerado
Crédito:Daniela Estrada/ IPS

AMÉRICA LATINA

Hora de valorar trabajo femenino no remunerado

07.07.2010

SANTIAGO, 7 Jul (IPS) - Llegó la hora de que los países latinoamericanos valoren económicamente el trabajo femenino no remunerado y provean servicios de atención a personas dependientes, planteará la Cepal en la XI Conferencia Regional de la Mujer, a realizarse entre los días 13 y 16 en Brasilia.

La recomendación está contenida en el informe "¿Qué Estado para qué igualdad?", preparado por la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) para este encuentro intergubernamental que analizará el avance de los compromisos asumidos por los países en la X Conferencia, realizada en 2007 en Quito.

Según el documento, para alcanzar la paridad entre hombres y mujeres es necesario que ellas logren autonomía económica, física y política. La "igualdad laboral", en la que se centra principalmente la propuesta de la Cepal, sería indispensable para obtenerlas.

La participación de la población femenina urbana en la actividad económica general es de 52 por ciento en la región, lejos del 78 por ciento de ellos.

Mientras, otro indicador creado en años recientes para medir la autonomía económica de las mujeres, indica que en la región aún 31,6 por ciento de la población femenina de más de 15 años carece de ingresos propios, pese a que 81 por ciento de las mujeres con esa situación trabajan para familiares o en otras tareas no remuneradas.

El organismo estima que si las mujeres no aportaran ingresos a sus familias, los hogares pobres urbanos se incrementarían en promedio en nueve puntos porcentuales y los rurales en seis puntos.

"Para mejorar la autonomía económica de las mujeres pensamos que debe haber una corresponsabilidad mayor entre el Estado, la familia y el mercado", dijo a IPS la secretaria ejecutiva de la Cepal, la mexicana Alicia Bárcena.

En 12 países analizados de la región, las mujeres dedican más tiempo que los hombres a las labores domésticas, y su carga total de trabajo es mayor que la de ellos. Según datos de 2007, las mujeres ecuatorianas, por ejemplo, suman 107,5 horas semanales de trabajo total comparadas con 87,2 horas de los hombres.

"El Estado tiene el deber de atender la insuficiencia de instituciones públicas de cuidado de niños y niñas, adultos mayores y discapacitados y el deber de regular para que la empresa privada y el mercado también proporcionen ese mismo tipo de protección social a las mujeres", especificó Bárcena.

Otra política que podría mejorar la autonomía económica de ellas sería el derecho a pensión para las mayores de 60 años que no hayan trabajado remuneradamente, apuntó. Desde 2008, Chile entrega jubilaciones a mujeres en esa situación de los estratos más pobres.

En las constituciones aprobadas desde 1999 por Venezuela, Ecuador, Bolivia y República Dominicana, se reconoce el aporte económico y social del trabajo no remunerado y del cuidado, pero ello no se ha traducido aún en normas legales que los recompensen o los incluyan como una variable de las cuentas nacionales.

En países como Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, México, República Dominicana y Uruguay se han implementado iniciativas de equidad de género en la actividad empresarial, como las certificaciones de buenas prácticas, que miden la paridad en reclutamiento, capacitación, carrera profesional y acceso a cargos directivos.

La voluntad política ha ido creciendo, destacó Bárcena, "pero esto tiene que ir a la par de los recursos económicos, de rubros en el presupuesto fiscal". A ello debe sumarse, sostuvo, un "cambio 'civilizatorio', donde las nuevas generaciones se corresponsabilicen de otra forma".

"Los derechos económicos de las mujeres deben ser respetados y asegurados por los Estados en sus proyectos de desarrollo", planteó a IPS Rebecca Tavares, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) en Brasil y el Cono Sur de América, organismo que participará activamente en el encuentro de Brasilia.

"La crisis económica ha mostrado los límites y el agotamiento de las prácticas financieras y económicas actuales", acotó.

A su juicio, "urge hacer un análisis en profundidad del modelo de desarrollo y dar mayores incentivos a las experiencias que aprovechan el activo y la totalidad del potencial productivo de las mujeres".

Tavares citó como ejemplo los "programas de transferencia condicionada de renta a grupos vulnerables por las dimensiones de género, raza, etnia y condición económica".

Además, la sociedad civil presentará en Brasilia una herramienta de monitoreo de los compromisos asumidos por los países en estas conferencias regionales de la mujer.

Se trata de ISO-Quito, creado por la Articulación Feminista Marcosur (AFM), cuyos primeros resultados fueron adelantados a IPS por Lucy Garrido, del equipo de coordinación de esta entidad formada por redes regionales y nacionales y organizaciones no gubernamentales de siete países sudamericanos.

Con base en los datos disponibles de 2007, la AFM creó varios indicadores, con una escala de 0 a 1, donde mayor valor es mejor posición.

El Índice de Paridad Económica y Laboral, que mide participación en el mercado de trabajo, cobertura de seguridad social, desempleo, salario medio urbano e incidencia de la pobreza, lo encabeza Uruguay, con 0,824 puntos, entre 17 países analizados.

Detrás figuran Brasil, con 0,786 puntos, Paraguay, con 0,772, Perú, con 0,763, Argentina, con 0,748, y Ecuador, con 0,740.

México, la segunda economía regional, ocupa el puesto 11, con 0,695, y Chile, con un alto desarrollo humano pero una de las menores tasas de participación laboral femenina de la región, se ubica en uno de los últimos puestos, con 0,687 puntos.

El Índice de Compromisos Institucionales, en tanto, analiza aspectos como el impulso de leyes de cuotas para promover la participación política femenina, la existencia de normas contra la violencia machista y el acoso sexual, o la firma y ratificación de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, conocida como Cedaw, por sus siglas en inglés.

Este índice, con datos de todos los países latinoamericanos, evalúa también la institucionalidad de género, la implementación de planes nacionales de igualdad y de encuestas de uso del tiempo y del trabajo no remunerado, y la legalidad de algunos casos de aborto.

El país mejor ubicado en este indicador es Costa Rica, con 0,937 puntos, y el peor, Nicaragua, con 0,229 puntos. Otras naciones con buenos desempeños son Argentina, con 0,895 puntos, Ecuador, con 0,854, y Bolivia, con 0,833.

El Consenso de Brasilia, con el que concluirá la conferencia, pondrá el acento en el mejoramiento de las estadísticas, en especial en materia de violencia sexista, y en la evaluación y la cooperación Sur-Sur de buenas prácticas, anunció Bárcena. Además, posiblemente se cree un observatorio de políticas públicas.

Por Daniela Estrada